Las caries, por su progresivo y sostenido compromiso de los tejidos dentarios, pueden llegar a afectar la normalidad de la pulpa dentaria que se encuentra en el interior del diente. El síntoma principal es el dolor. En este tipo de casos, antes de realizar la obturación, primero es necesario eliminar el tejido dañado y rellenar los conductos para sellar la raíz e impedir la aparición de infecciones posteriores.

Encuentra un Centro Médico

Reservar una Hora

Contáctanos