Todo lo que debes saber sobre la infección urinaria en mujeres durante el verano

Todo lo que debes saber sobre la infección urinaria en mujeres durante el verano

Las infecciones urinarias son una infección común entre las mujeres, casi el 50% de ellas ha desarrollado cistitis en su vida y más aún en la época veraniega. Conoce sus síntomas y cómo prevenirla.

Foto validador

Contenido validado por

Dr. Felipe Collante

Médico General de IntegraMédica

Las infecciones urinarias son una de las patologías más comunes que puedes padecer como mujer y sobre todo en la época estival. Bajo este contexto, el dolor y la alta frecuencia para orinar son dos de los síntomas más característicos de esta infección a los que debes poner atención.

Si crees estar presentando este u otros síntomas, te invitamos a que leas este artículo donde nuestros ginecólogos de IntegraMédica entregan las recomendaciones para reconocer, diagnosticar y tratar las infecciones urinarias en mujeres.

¿Qué es una infección urinaria?

Una infección urinaria es una patología médica que puede ser presentada tanto en hombres como mujeres, siendo más común en el sexo femenino durante la temporada de verano.

Estas infecciones ocurren cuando un grupo de bacterias entran desde la piel o el recto hacia la uretra y, por consecuencia, infectan las vías urinarias. Dentro de esta enfermedad, dependiendo la zona afectada, puede derivar en patologías como la cistitis, una infección de vejiga, y cuando se desplaza a los riñones, se convierte en una pielonefritis.

A nivel de gravedad, la cistitis es el tipo de infección urinaria que más se presenta en la población, mientras que la pielonefritis es menos común pero más grave.

¿Por qué las infecciones urinarias se dan en verano?

Una infección urinaria se puede presentar en cualquier época del año, sin embargo, es cierto que en la época estival confluyen diversos factores que favorecen su aparición. Como te comentábamos más arriba, la cistitis es la patología más común de este periodo, siendo algunos de sus condicionantes los siguientes:

En verano solemos hacer actividades que involucran estar sumergidos en el agua y un secado deficiente. Con el incremento de esta humedad en la ropa interior y en los trajes de baño, sumado a no cambiarse de ropa a tiempo, aumentan las chances de la propagación de bacterias.

En medio del calor del verano, es un hecho que las relaciones sexuales elevan su frecuencia. Para disminuir el riesgo de contraer bacterias a consecuencia de la actividad sexual, nuestros ginecólogos recomiendan el uso correcto de lubricación y la micción postcoital.

Antes hemos hablado de la importancia de mantenerse hidratado en cualquier época del año, sin embargo, durante el verano cobra una relevancia mayor.

Las altas temperaturas pueden llevar a la deshidratación de tu cuerpo, que en consecuencia provocan una orina más concentrada y menos idas al baño.

Síntomas de una infección urinaria

En el caso de las mujeres, la cistitis suele ser un fenómeno común, puesto que la uretra es más corta que en los hombres, generando una cercanía mayor del meato urinario y el periné.

En este sentido, los síntomas más frecuentes que puedes presentar son:

Ardor al momento de orinar

Orinar con bastante frecuencia o sentir la necesidad de ir al baño y miccionar en poca cantidad

Presión en la zona de la ingle o parte inferior del abdomen

Sangre en la orina

En otros casos, podrías desarrollar fiebre, escalofrío, vómitos o dolor en la parte baja de la espalda. Frente a esta sintomatología es importante que puedas acudir a una hora con un médico general o un ginecólogo , quienes determinarán con precisión el diagnóstico.

Existen condiciones y conductas que hacen a las mujeres más propensas a padecer esta afección, entre ellos se encuentran:

  • Tener actividad sexual sin cuidados previos y posteriores, resultado en infecciones
  • La edad de la persona, ya que los adultos mayores y los niños son más propensos a padecerlas
  • El embarazo también es un factor de riesgo a la hora de tener infecciones
  • La mala higiene en general promueve la existencia de bacterias y posteriores infecciones

¿Cómo se trata una infección urinaria?

Dependiendo de cada caso, la sintomatología y gravedad del cuadro, el especialista determina cuál es el tratamiento más adecuado para ti.

Tanto un médico general, un ginecólogo como un urólogo pueden diagnosticar una infección urinaria. Para ello, los facultativos te preguntarán por tus síntomas, realizarán un examen físico y, en caso de ser necesario, pedirán que realices un examen de orina completa y urocultivo.

Cuando el especialista concluye que estás padeciendo de una infección urinaria, indica que comiences un tratamiento con antibióticos orales, los que combaten las bacterias, y analgésicos para las molestias.

Cabe destacar que debes seguir las recomendaciones de los médicos, no automedicarte ni concluir el tratamiento de forma anticipada. En general, los síntomas de cistitis suelen desaparecer a los días gracias a la acción del sistema inmune, tratándose de una enfermedad que no conlleva gravedad.